SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

RELIGIÓN

EL BOSQUE DE KARADIMA

VIERNES 30 DE JULIO, 2021

Fernando Karadima nació en 1930 y se convirtió en sacerdote a los 28, transformando la parroquia del Sagrado Corazón en Avenida el Bosque en su centro de operaciones. Se posicionó como uno de los sacerdotes favoritos de la élite, convirtiéndose en el líder espiritual de poderosas familias chilenas. Además, convirtió a decenas de hombres en sacerdotes, logrando construir una importante red de apoyo a través de la burocracia de la iglesia católica. Desde aquel pedestal de poder, empezó a abusar gradualmente de los jóvenes que lo rodeaban, normalizando conductas como besos cerca de la boca y toqueteos. Identificaba a los niños más vulnerables para dominarlos y manipularlos emocionalmente, abusando de ellos en su pieza privada dentro de la iglesia del Bosque. En 1984, algunas de sus víctimas denunciaron por escrito al arzobispado estos abusos, pero la red de poder que el sacerdote tenía dentro de la iglesia logró neutralizar estas denuncias. 

En el año 2010, una investigación del programa de TVN “Informe Especial”, transmitió entrevistas a cara descubierta y con identificación pública de tres personas abusadas por Karadima. Aparte de convertirlos en figuras públicas, el caso remeció profundamente la reputación de la Iglesia Católica, iniciando una importante caída en su influencia sobre la población. Aunque se iniciaron varias causas judiciales que reconocieron la existencia de abusos, ninguna pudo lograr que el sacerdote fuera a la cárcel. Mientras tanto, la burocracia vaticana lo condenó en 2011 a una vida de penitencia y oración, en otras palabras, a nada. Durante la visita del Papa Francisco en 2018 a Chile, el caso volvió a generar polémica ya que la máxima autoridad de la iglesia defendió abiertamente a un Obispo que había ayudado a encubrir los abusos. La situación creó tanta tensión, que el Papa envió a dos personas a investigar el caso, reconociendo finalmente que los abusos habían sido cometidos, pidiendo perdón a las víctimas. Recién en septiembre de 2018, Karadima fue expulsado del sacerdocio, muriendo esta semana en el Hogar San Juan de Dios, sin pagar por sus pecados.