SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

POLÍTICA

EL DILEMA DE LA FAMILIA FREI

VIERNES 29 DE ENERO, 2021

En las últimas semanas de 1981, el expresidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970) fue operado de una hernia en la Clínica Santa María. Tras unos días en cama fue dado de alta, pero su salud empezaría a empeorar constantemente, teniendo que volver a ser internado de urgencia. Finalmente, tras una nueva operación, moriría el 22 de enero de 1982 a los 72 años, causando un gran impacto a nivel nacional. El hecho provocó grandes sospechas entre sus familiares y seguidores, sosteniendo la tesis de que su muerte había sido causada por un envenenamiento dentro de la clínica. Hay que recordar el contexto de la época. A principios de la década de los 80, el expresidente se había convertido en uno de los opositores más visibles e importantes del régimen a cargo del país, causando preocupación en las autoridades por la amenaza que les causaba. 

Como resultado de estas sospechas, en el año 2000, la familia Frei decidió abrir una investigación judicial para averiguar las causas de su muerte, y de esta manera, resolver si había sido asesinado. Así pasaron los años hasta que recién el 2019, tras casi dos décadas de investigación, el juez a cargo del caso confirmó las sospechas de la familia, responsabilizando además a doctores y un chofer de participar en la conspiración para terminar con la vida de Frei Montalva. Frente a esto, los acusados decidieron defenderse, decidiendo ir a la Corte de Apelaciones para que volviera a estudiar el caso y revisara si se llegó a la conclusión correcta. Esta semana, esa decisión se hizo pública, en donde la Corte sostuvo que el expresidente había muerto por causas naturales, rechazando el fallo inicial. De esta manera, se intercambiaron los roles del primer juicio: indignación de la familia Frei y sus seguidores y la tranquilidad de los acusados al confirmar que no fueron culpables. Ante esto, los demandantes decidieron quemar el último cartucho posible en estos casos: ir a la Corte Suprema. Así, quedará en manos del máximo tribunal resolver definitivamente el asunto, quienes ya confirmaron que podrían demorar hasta dos años en entregar una decisión.