SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

WALL STREET

EL MAGO DE WALL STREET

VIERNES 16 DE ABRIL, 2021

Esta semana, en el hospital de una cárcel en Carolina del Norte, murió Bernie Madoff. Este personaje fue el responsable de cometer uno de los fraudes más grandes de la historia, el cual afectó a cientos de personas y se valorizó en unos US$64.8 mil millones. Usando el llamado “esquema Ponzi” no solo se llevó mucha plata al bolsillo, sino que también, vidas, reputación empresarial y amistades. 

Madoff empezó su carrera de inversor a los 22 años, cuando fundó Bernard L. Madoff Investment Securities LLC. Su sueño frustrado era llegar a ser un lobo de Wall Street, por lo que empezó a tomar los negocios que estos grandes dejaban de lado. Poco a poco se fue haciendo un nombre, saltando a la fama al incorporar la tecnología en sus inversiones. Para 1980, Madoff se había transformado en el gurú de Wall Street, ganando enormes cifras llegando incluso a convertirse en el presidente del NASDAQ (el segundo mercado de valores de todo Estados Unidos). Su fama hizo que muchos famosos y millonarios confiaran en él todas sus inversiones, sobretodo, al prometer altísimos retornos de inversión (15-18%), que nadie más ofrecía en el mercado. Además, para unirse a su fondo de inversión, los inversores debían esperar aproximadamente 2 años, causando mucho interés en los ricachones de Manhattan y el mundo. Así pasaron los años, hasta que la crisis financiera del 2008 terminó por desenmascarar a Madoff, ya que obligó a muchos inversionistas a buscar liquidez y por ende, querer retirar su inversión. Este hecho reveló que todo ese tiempo Madoff había construido un “esquema ponzi”, osea, un fraude de inversiones donde se prometen altos retornos a bajo riesgo que va contra las reglas tradicionales de la finanzas (bajo riesgo suele implicar un menor retorno). Lo que se hace en estos esquemas fraudulentos, es que a los inversores que entraron primero al fondo se les paga “su retorno” con la plata de los inversores que entran después. Para que esto funcione en el tiempo, es importantísimo que nunca se acaben los nuevos inversores, al ser la única manera de pagarles a los inversionistas que entraron antes. Con esto, se forma un círculo vicioso que solo se rompe descubriendo la estafa. 

Al ser todo falso, claramente Madoff no tenía el dinero requerido por los inversionistas, destapando la estafa en un momento crítico para la economía estadounidense, pasando del olimpo al infierno en apenas un par de días. Condenado a 150 años de cárcel en 2009, terminaría cumpliendo 11 años de condena.