SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

SALUD

EL RÉCORD DE BUTÁN

VIERNES 30 DE JULIO, 2021

Esta semana, Bután logró un hito mundial, al lograr vacunar más del 90% de su población adulta en 16 días. El pequeño país situado en los pies de los Himalayas, rodeado por India y China, cuenta con 800,000 habitantes. En el mes de abril, gracias a una donación de más de medio millón de dosis de AstraZeneca hecha por India, se vacunó a un porcentaje similar de su población adulta. Durante las semanas siguientes, la crisis pandémica llegó a un punto tan crítico en India, que no fueron capaces de donar las segundas dosis, impidiendo que Bután lograra alcanzar la inmunidad al virus. 

La situación recién pudo ser solucionada en julio, cuando a través del programa Covax liderado por la ONU, Bután recibió las dosis necesarias. Apenas 16 días de iniciada la campaña, el país logró que 9 de cada 10 butaneses recibieran su segunda vacuna, convirtiéndose en el lugar del mundo en donde se ha vacunado a ritmos más acelerados. ¿Cómo lo lograron? Crearon una red de unos 22.000 voluntarios conocidos como “dessups”, quienes desde hace meses informan a la población acerca de los beneficios de la vacunación y derriban rumores que puedan alejar a la población de hacerlo. Además de esto, se establecieron miles de centros de vacunación, asegurándose que cualquiera que quisiera vacunarse, tendría una dosis disponible. En algunos casos, los trabajadores de la salud tuvieron que caminar por varios días, esquivando aluviones y bajo lluvias torrenciales, para llegar a aldeas remotas y vacunar a aquellos más marginados. 

La situación de este remoto país, revela varias cosas del proceso de vacunación contra el Covid. Por una parte, queda en evidencia que hay muchos (quizás demasiados) países que dependen muy importantemente del extranjero para conseguir sus vacunas, lo cual demora mucho una inmunización suficiente para bajar los contagios. También, es clave el rol y la responsabilidad que tienen los gobiernos de permitir que todos puedan acceder de manera fácil a vacunarse. A pesar de que la población en Bután es pequeña, hay varios países mucho más grandes y con muchos más recursos que no han podido vacunar a un alto porcentaje de su población, principalmente porque no confían en la vacuna.