SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

DEPORTES

GASTO OLÍMPICO

VIERNES 23 DE JULIO, 2021

Cada 4 años, el mundo deportivo vive su fiesta más importante con el inicio de una nueva edición de las Olimpiadas. Desde su primera realización en tiempos modernos en 1896, sólo han sido canceladas tres ediciones por las guerras mundiales (1916, 1940 y 1944) y aplazadas en una ocasión: el 2020 debido a la pandemia. Después de mucha polémica, los juegos finalmente serán inaugurados el viernes 23 en Tokio. La baja tasa de vacunación y el alto número de contagios movieron a Japón a declarar estado de emergencia, implicando que los estadios estarán prácticamente vacíos. Durante el siguiente mes, se desarrollarán 339 eventos en 33 disciplinas deportivas, habiendo más de 5.000 medallas para repartir.

El costo económico de realizar estos juegos es alrededor de US$15,400 millones, un 22% más alto que lo planificado, debido a los costos extras relacionados con la pandemia. Si a esto le sumamos que se estima que los ingresos totales de los juegos caerán en un 90% por el contexto existente, las olimpiadas serán extremadamente caras para el país anfitrión. A pesar de ello, 47 empresas nacionales se pusieron la camiseta, aportando con una cifra récord de US$3,000 millones como patrocinadores. De todas formas, esto no alcanza para aliviar la carga que deberá enfrentar Japón por realizar los juegos. Recordemos que luego de ser aceptados como sede (algo que ocurre unos 10 años antes de la realización del evento), los japoneses invirtieron masivos recursos en mejorar y crear instalaciones deportivas altamente especializadas. Según estudios económicos, los últimos juegos Olímpicos rentables fueron los de Los Ángeles en 1984, principalmente porque ya existían instalaciones de alto nivel. 

Aunque países como China, Rusia y Brasil han usado los juegos para demostrar su progreso en el escenario mundial, desembolsando enormes recursos sin tener interés en generar rentabilidad, el Comité Olímpico tendrá la difícil misión de convencer a las ciudades de ser anfitriones del mega evento en el futuro. Si bien organizar las Olimpiadas suele generar una gran publicidad al país, los beneficios económicos reales no están claros.