SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

SALUD

INDIA NO PUEDE RESPIRAR

VIERNES 30 DE ABRIL, 2021

En octubre del 2020, se encontraron en India los primeros registros de una cepa altamente contagiosa de coronavirus (B.1.617). Para ese entonces, el país de más de 1.300 millones de habitantes mostraba cifras bastante positivas. Muchos en esos días miraban desde lejos como en varios lugares del mundo, los hospitales estaban saturados con enfermos, viendo con seguridad el buen manejo del gobierno de la situación. Además, el país era uno de los principales productores y exportadores de vacunas, pudiendo iniciar a principios de este año su campaña de vacunación. Este optimismo, motivó a que el primer ministro anunciara en un discurso que había derrotado la pandemia, por lo que la población respondió con un relajamiento de las medidas de distanciamiento social y el uso de mascarillas. No se hizo nada por impedir la fiesta del Kumbh Mela (en la foto), un importante peregrinaje que hacen los fieles del hinduismo, juntando muy cerca a cientos de miles de personas. Desde febrero, los contagios y las muertes se dispararon sin freno, provocando un rápido colapso del sistema hospitalario. Además, una falta de insumos creó una grave escasez de oxígeno, ayudada en parte porque el gobierno exportó stocks al creer que ya no les serían necesarios. Sumado a esto, se realizaron elecciones en varios estados, resultando en masivos actos de campaña que ayudaron a incrementar los contagios. Mientras varios países están ayudando a contener la situación, las condiciones dadas son ideales para que el virus mute, pudiendo afectar al mundo por completo. India tiene la dispersión de gente más grande del mundo, habiendo 20 millones de indios repartidos por el planeta, cuyos futuros viajes podrían facilitar la expansión de nuevas cepas. Además, el gobierno está viendo la posibilidad de dejar de exportar vacunas para lograr cubrirse a ellos mismos, pudiendo afectar futuras dosis en otros lugares.