SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

POLÍTICA

JUGANDO A
LA ESCONDIDA

VIERNES 8 DE ENERO, 2021

Julian Assange fundó “WikiLeaks” en el año 2006 con el fin de sacar a la luz noticias y documentos secretos. Aunque su emprendimiento partió sin pena ni gloria, en el 2010 tuvo un importante golpe de suerte. Un analista de inteligencia de Estados Unidos (Chelsea Manning) le entregó cientos de miles de páginas de información confidencial, que hasta ese entonces, eran conocidas por muy pocas personas. El hecho causó la furia del país de América del Norte iniciando diversas investigaciones en contra de Assange (quien vivía en Londres) y Wikileaks. Al mismo tiempo, Suecia emitió una orden de arresto internacional en contra de Assange, por un caso de abuso sexual. El personaje puso todo su esfuerzo en evitar ser extraditado (ser enviado al país de donde se reclama haber cometido un delito) a Suecia, ya que sería mucho más fácil para Estados Unidos poder agarrarlo para juzgarlo. Finalmente Assange logró evitar su extradición al escapar de la justicia refugiándose en la embajada de Ecuador en Londres, reclamando ser un perseguido político, siendo directamente apoyado por el entonces presidente Rafael Correa. Así pasaron los años y la embajada se convirtió en la casa de Assange. Para el 2019 ocurrieron dos hechos claves en el caso. Por una parte, los suecos bajaron los cargos en contra del fundador de Wikileaks. Y por otra, Lenin Moreno (el sucesor de Rafael Correa) se aburrió de la situación en la embajada, permitiendo a la policía entrar a arrestar a Assange.  Todavía interesados en lograr su venganza, Estados Unidos hizo un nuevo intento por extraditarlo, siendo rechazado esta semana por la justicia británica. De esta manera, el personaje sigue dando de qué hablar, siendo exitoso en su misión de evitar las garras de la justicia estadounidense.