SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

NEGOCIOS

LA REINVENCIÓN DEL CIGARRO

VIERNES 30 DE JULIO, 2021

Philip Morris International (PMI) es el gigante mundial del humo al controlar más de 130 marcas de cigarros, entre ellos, Marlboro y Parliament. Recientemente la compañía anunció que planea dejar de vender cigarros en el Reino Unido en los próximos 10 años y que también estaría dispuesto a dejar de vender a nivel global. La idea de PMI, es enfocarse en productos de tabaco calentado y vaporizadores, en donde existen tremendas posibilidades de rentabilidad. 

Fumar mata a más de 8 millones de personas por año (el coronavirus ha matado un poco más de 4 millones desde su inicio), por lo que PMI está promocionando otro tipo de productos como alternativas «menos dañinas» para los fumadores. Si bien los cigarros constituyen la mayor parte del negocio de la empresa, los productos «libres de humo» representaron el 28% de sus ventas el último trimestre. Desde la propia empresa sostienen que “creemos que los cigarrillos son un asunto del pasado. Si no fumas, no empieces; si fumas, déjalo; si no lo dejas, cámbiate.” ¿A qué te puedes cambiar? PMI te ofrece dos alternativas (muy lucrativas para ellos) como sustituto: 

La primera es IQOS, funcionando como unidades de tabaco con calefacción (son algo poco común en América pero muy populares en Europa y Asia). Simplemente se pone una especie de cigarro en un dispositivo electrónico, pero en lugar de quemarlo, IQOS calienta el tabaco a una temperatura más baja, liberando menos sustancias químicas. Estos “cigarros electrónicos” tuvieron un aumento del 50,8% en volumen de unidades vendidas, mientras que el cigarro tradicional disminuyó 11,8%. Por otra parte, existen los Vapes estilo Juul, una versión de un cigarro electrónico. Estos funcionan calentando jugos de vapeo cargados de nicotina en lugar de cigarros. 

Si bien la demanda de cigarros ha estado disminuyendo sostenidamente, perdiendo 60 millones de consumidores desde el 2000, las ventas de PMI crecieron un 6% el último trimestre. Eso fue gracias a IQOS, que ahora cuenta con unos 19 millones de usuarios. Independientemente de la narrativa «libre de humo», las unidades de tabaco con calefacción, siguen siendo adictivas. Además, varios estudios ya identifican potenciales daños del abuso de estas sustancias, que el marketing hace parecer como sanas, pero realmente no lo son.