SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

CUBA

LAS VUELTAS DE LA VIDA DE XI

VIERNES 23 DE JULIO, 2021

James Ferguson – web

Xi Jinping nació en 1953 en Beijing, China. Cuatro años antes, Mao Zedong había tomado el poder del país, siendo su padre un cercano colaborador de él. La paranoia que Mao constantemente tuvo durante su vida, siempre fue un riesgo para quienes lo rodeaban. Exactamente, eso ocurrió con el padre de Xi, quien en 1963 fue despedido de sus cargos y enviado a trabajar a una fábrica alejada de la capital.

Con la llegada de la Revolución Cultural, aquellos supuestos enemigos de Mao, fueron duramente hostigados por los llamados Guardias Rojos, un grupo de estudiantes radicales que idolatraban al líder supremo chino por sobre todas las cosas. La familia de Xi fue presionada de una forma increíble por este grupo, quienes saquearon su casa, derivando en el suicidio de su hermana. Sumado a esto, el padre de Xi fue condenado a la cárcel en 1968, tras ser acusado como enemigo del régimen sin ningún crimen en concreto. Gracias a esto, el régimen obligó como castigo a Xi a ir al campo a trabajar y vivir en una cueva, en donde pasaría siete años de su vida. 

Con la muerte de Mao, muchos de sus declarados enemigos empezaron a ser perdonados, al constatarse que sus condenas habían sido hechas exclusivamente por razones políticas y no criminales. De esta manera, la mancha que el padre dejó en el currículum de Xi Jinping se fue borrando, logrando estudiar Ingeniería Química entre 1975 y 1979. Los contactos que su padre había dejado cuando estuvo en el gobierno, le permitieron ir construyendo su carrera política. Gracias a ella, logró ir a Estados Unidos en 1985, viaje que lo impactó profundamente. Durante los siguientes años, tuvo una ascendente carrera en la política china, logrando obtener importantes cargos, llamando la atención de la dirigencia en Beijing. Su línea dura contra la corrupción y su habilidad demostrada en gobernar ciudades gigantescas, hicieron que en 2012 asumiera como presidente de China y al año siguiente como líder del Partido Comunista. Desde ese entonces, ha logrado obtener un poder sin precedentes, concentrando diversas responsabilidades en su persona. Lo anterior lo llevó a modificar la constitución para sacar el límite de reelección, creando la sospecha que se quiere quedar por mucho tiempo. Por esto, al no existir un sucesor y tampoco al no conocerse sus planes futuros, la pregunta que muchos se hacen es ¿es Xi reemplazable?.