SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

DEPORTES

LOS HINCHAS GANAN POR GOLEADA

VIERNES 23 DE ABRIL, 2021

El domingo pasado, el mundo del fútbol dio mucho que hablar, con el anuncio de la Superliga.Doce de los clubes más poderosos de Inglaterra, España e Italia serían los fundadores de esta liga que, a puertas cerradas, definiría distintos equipos invitados todos los años. Los fundadores tendrían un lugar fijo en esta competencia, yendo en contra de la esencia del deporte, en donde los resultados definen qué competencias puedes jugar. ¿Por qué la crearon? A estos poderosos equipos, no les gusta para nada que en la actual competencia más importante de Europa (Champions League) tengan que repartir las ganancias económicas y competir con clubes más pequeños. Ellos anhelaban una porción más grande de la economía futbolera, decidiendo a escondidas, separarse de las tradiciones establecidas para hacerse más ricos. Esta imposición de los clubes poderosos, que sobretodo afectaba la posibilidad de competir de otros clubes más chicos, causó tal indignación entre los fanáticos, jugadores y técnicos a nivel europeo, que finalmente provocaron que la idea fracasara en apenas 48 horas.

La Unión de Federaciones Europea de Fútbol (UEFA) y la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) atacaron profundamente la idea, amenazando con castigar a los clubes y jugadores que participaran. Las amenazas llegaron al punto de decir que aquellos que jugaran en la liga, no podrían representar a su país en la Copa del Mundo. Si bien, en esta ocasión la mayoría de los futboleros alrededor del mundo están con la UEFA y la FIFA, son estas mismas instituciones las que a través de episodios de corrupción y escándalos han llevado el fútbol a la crisis actual. Ellos han reventado físicamente a los jugadores con demasiados partidos y competencias (algo que con los años sigue subiendo) y han permitido un aumento casi ridículo en los sueldos y valor de los jugadores en los últimos 30 años. 

Los hinchas hace rato que no tienen peso en los clubes, y la gran mayoría de estos, pasaron a ser propiedad de empresarios millonarios que buscan estrujar cada peso del deporte. Las autoridades actuales del fútbol europeo no son santas palomas y solo bloquearon la iniciativa porque veían con malos ojos que les quitaran su corona. Al final, la Superliga fue detenida principalmente por los fanáticos europeos, que demostraron en 48 horas, que tienen más peso del que pensaban.