SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

POLÍTICA

MLADIC: EL ASESINO DE LOS BALCANES

VIERNES 11 DE JUNIO, 2021

Yugoslavia fue inventada como resultado del fin de la primera guerra mundial, uniendo a distintos pueblos en el sur de los Balcanes. Los más importantes eran los serbios, los croatas y los bosnios. Estos tres grupos seguían distintas religiones: mientras los serbios eran católicos ortodoxos, los croatas eran católicos romanos (como en Chile) y los bosnios le rezaban a Alá. Luego del fin de la segunda guerra, se implementó un régimen comunista liderado por Josip Broz Tito, en lo que hoy son 7 países: Bosnia, Croacia, Serbia, Montenegro, Eslovenia, Macedonia y Kosovo (aunque no muchos países reconocen a este último). Uno de los puntos fundamentales de su ideología, era no permitir ninguna expresión nacionalista de los grupos que vivían ahí, para evitar que se generaran tensiones que podrían traducirse en guerras o masacres, debido a sus diferencias culturales. 

La muerte de Tito hizo saltar por los aires esta regla, en especial, cuando en 1987 se convirtió Slobodan Milosevic en líder de Serbia (la república más grande e importante de Yugoslavia). El personaje era un fanático nacionalista serbio, cuyo sueño era unir a las poblaciones serbias que vivían a lo largo de Yugoslavia en un solo país. Su proyecto generó enorme rechazo en varias repúblicas, entre ellas Bosnia, decidiendo independizarse de Yugoslavia e iniciar una nueva vida como estado independiente. Lo anterior causó el repudio de los serbios bosnios (cerca de un ⅓ de la población) declarando la guerra al gobierno. Uno de los principales líderes de estas guerrillas serbias bosnias era Ratko Mladic, quien fue responsable de muchas atrocidades. Entre ellas, se recuerda el sitio de Sarajevo. Durante cuatro años, los serbios rodearon la histórica ciudad, bombardeando desde los cerros y disparando con francotiradores a su población (murieron casi 15.000 personas). También se comprobó su responsabilidad en la masacre de Srebrenica ocurrida en Bosnia en 1995, en donde milicias serbias lideradas por él, asesinaron en un par de días a más de 8,000 hombres musulmanes bosnios.

Por estos y muchos otros crímenes ocurridos en las guerras de la ex Yugoslavia, la ONU organizó un Tribunal Internacional especializado para condenar a los responsables. El 2017, esta corte condenó a Mladic a cadena perpetua. El bosnio de 78 años apeló para conseguir que le cambiaran su sentencia, lo que fue rechazado unánimemente esta semana.