SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

POLÍTICA

NEGOCIANDO CON
EL ENEMIGO

VIERNES 1 DE ENERO, 2021

En 1979, la Unión Soviética invade Afganistán, abriendo una caja de pandora que nadie ha podido cerrar. El comunismo se había hecho con el gobierno del país a través de un golpe de estado, que no le gustó a gran parte de la población (muy tradicional y religiosa). Los musulmanes veían al comunismo como una ideología hereje que estaba en contra de su fé, lo que llevó a muchos afganos a rebelarse en contra de los invasores, desatando una guerra. Como el mundo estaba en plena guerra fría, Estados Unidos mandó un montón de recursos para ayudar a la población local a vencer a sus archienemigos. Humillados, los soviéticos se fueron de Afganistán en 1989, dejando un país devastado, traumatizado y lleno de armas que distintos grupos no tardarían en usar entre ellos, partiendo una guerra civil.
 

En 1996 un grupo llamado Talibán gana la guerra. Este grupo islamista extremista puso una dictadura religiosa, en donde las mayores perdedoras fueron las mujeres. Les prohibieron salir de su casa sin la compañía de su marido, teniendo que caminar siempre detrás de él. Pasaban encerradas gran parte de su día, sin poder estudiar o trabajar. Por esas mismas fechas, Osama Bin Laden estaba buscando un país para echar a andar su grupo “Al Qaeda”, otro grupo fanático religioso que quería atacar a países que según ellos estaban en contra de la religión. El 11 de septiembre de 2001 su víctima fue Estados Unidos, el que contestó con una invasión a Afganistán para eliminar a Al Qaeda y a los Talibanes. Ambos grupos perdieron a muchos de sus miembros aunque varios lograron escapar. Mientras tanto, Estados Unidos se tomó la libertad de elegir al gobierno que lideraría Afganistán. Pensando que todo estaba solucionado, EEUU redujo el número de soldados en el país para seguir con la guerra contra el “terror”. Pero los políticos resultaron ser muy corruptos no solucionando casi ningún problema, permitiendo a los talibanes reorganizarse para intentar derrocar al gobierno a través de atentados. Como el país estaba desprotegido, los talibanes aumentaron sus ataques desde el 2008 matando a muchas personas inocentes. 
 

Hoy día, Estados Unidos todavía está metiendo mano en el país con sus tropas y el gobierno sigue siendo débil e ineficiente. Pero, han existido muchos acercamientos con los talibanes para lograr firmar un tratado de paz, pudiendo participar en la política local para conseguir que paren con sus atentados. El problema es que hay muchos que todavía creen en la vía armada para tomarse el poder, por lo que no se sabe si el tratado logrará dar paz a un país que solo sabe de guerra.