SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

ECONOMÍA

NI TAN TIERRAS NI TAN RARAS

VIERNES 26 DE MARZO, 2021

Palabras como escandio, itrio y lantano pueden sonar como de un cuento de ficción, pero no lo son, ya que forman parte de las llamadas tierras raras. El nombre es un poco engañoso, debido a que no son exactamente tierras, sino que forman parte de un grupo de 17 elementos de la tabla periódica (volvamos a la clase de química). Tampoco son raras, de hecho, algunos de estos elementos existen en grandes cantidades a lo largo del planeta. Lo complicado del tema, es lograr encontrar alguna de ellas en un estado lo suficientemente puro para darles utilidad. ¿Para qué? Para producir un montón de cosas: desde pantallas LED, teléfonos inteligentes, turbinas de aviones, baterías recargables, la producción de energías renovables, entre varias otras. Por su diversidad de usos para la producción de distintos productos, su potencial económico es considerable. En la actualidad, China produce algo así como el 85% del total mundial de las tierras raras, apoyado también por sus enormes reservas de estos elementos. Pero los interesados en el tema han descubierto que hay otros lugares con un buen potencial en este negocio, siendo uno de ellos Chile. En 2019, una minera peruana invirtió cerca de US$54 millones para comprar un depósito de tierras raras en Penco, región del Bío Bío, que se encuentra en la última etapa de estudio ambiental para poder operar. De ser así, podría ser el punto de partida en un mayor interés por parte de los inversionistas de explorar un naciente mercado que podría aportar en una mayor diversificación de la economía chilena.