SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

POLÍTICA

OPERACIÓN DUNHAMMER

VIERNES 4 DE JUNIO, 2021

Hace unos días se filtró uno de los reportes más controversiales de la última década. El documento ahora llamado “Operación Dunhammer”, revela como Dinamarca se alió con Estados Unidos para espiar a altas figuras públicas en Alemania, Francia, Suecia y Noruega desde el 2012 al 2014. Usando cables de internet daneses, que pasan por muchos de estos lugares, ambos países pudieron obtener acceso a extensos flujos de información donde interceptaron llamadas telefónicas, mensajes de texto, búsquedas en internet, chats y mensajes de servicios en internet. 

El reporte fue revelado por el canal de TV pública danesa, mostrando  como el Servicio de Inteligencia de Defensa de Dinamarca (FE) y la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) trabajaron en conjunto. Esta investigación interna por parte de la FE comenzó en el 2013 gracias a Edward Snowden, ex trabajador de la NSA, quien reveló que Estados Unidos practica espionaje masivo en su gente y en el mundo. Otra de las revelaciones de la investigación, es que el ahora presidente Biden, estuvo involucrado en la operación desde el principio (en su periodo como vicepresidente de Obama), espiando a la canciller Alemana Ángela Merkel, a un exministro de Exteriores y el líder de la oposición alemana. 

La situación de espionaje finalmente quedó al descubierto cuando en 2019, Trine Bramsted, fue designada como ministra de Defensa danesa. Al mes ya había despedido a los líderes de la FE diciendo que el espionaje en países aliados es inaceptable. Esto puede tener grandes repercusiones en la relación de los países europeos con los daneses, y con el mismísimo Estados Unidos, cuyos intentos de mejorar las relaciones tras lo ocurrido con Trump, podrían verse afectadas.