SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

NEGOCIOS

¿QUIÉN ES CARLOS GHOSN?

JUEVES 3 DE JUNIO, 2021

Es probable que nunca hayamos escuchado de Carlos Ghosn, pero sin embargo, estamos expuestos a su producto de una manera u otra. El Sr. Ghosn fue presidente de Nissan, Mitsubishi y gerente general de Renault, donde formó una de las alianzas más potentes de toda la industria automovilística y destacó por sus logros. Hoy, es uno de los fugitivos más buscados de Japón, lugar donde está la sede de las compañías que lideraba, por haberse robado unos $US 6 millones para uso personal. 

Carlos Ghosn llegó a Renault en 1996, año en el cual la compañía no se encontraba en su mejores momentos. El importante ejecutivo ayudó con la reestructuración de la compañía, eliminando muchos costos que ayudaron a estabilizar sus finanzas, ganando el título de “Le Cost Killer”. En 1999, cuando Renault compró una gran porción de Nissan, Ghosn le dio razón a su título cortando costos para nuevamente estabilizar la nueva compañía. Con esto demostró ser innovador, logrando juntar y encontrar sinergias entre dos de las compañías automovilísticas más grandes, para que pudieran trabajar eficientemente como una sola.


En una investigación interna de Nissan, se reveló que Ghosn había estado reportando una menor compensación a las autoridades japonesas, algo así como menos de la mitad de $88 millones que ganó desde el 2012 – 2015.  Además, empezaron a surgir otras acusaciones tales como haber usado fondos de la compañía para financiar gastos personales como fiestas de cumpleaños y yates. Hace un año y medio, Ghosn evadió a las autoridades japonesas para no ser juzgado, escapando dentro de un maletín de instrumentos en un jet privado. Desde ese entonces ha estado en el Líbano, estando en la mira de los franceses al ser responsabilizado de haber robado plata a Renault, también para usos personales. Como resultado de todas estas acusaciones, Ghosn había pedido una compensación de US$18 millones por el mal rato que las compañías automotrices le habían hecho pasar, siendo rechazado y reemplazado por una orden de pago de $6 millones de dólares a las compañías. Ghosn apeló a este veredicto, por lo que ahora se encuentra preparándose para una nueva fase de su complicada relación con las leyes.