SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

E-COMMERCE

SHEIN SE TOMA EL MUNDO DE LA MODA

DOMINGO 20 DE JUNIO, 2021

Después de 152 días como la aplicación de e-comm (comercio electrónico) número uno en Estados Unidos, Amazon ha perdido el primer lugar ante Shein. La tienda de ropa en línea china ha pasado a ser la favorita de los Millenials y la Generación Z, gracias a sus bajos precios e increíbles ofertas en ropa que se encuentra de moda. Piensen en un estilo H&M o Zara, pero todo online y con las siguientes diferencias:

Capacidad de reacción: Si un artista reconocido o influencer se pone una prenda que causa sensación en RRSS, Shein es capaz de imitarla y ponerla en su plataforma en tan sólo 2 semanas a un precio ridículamente menor que la original. Al día agregan 5,200 nuevas prendas.

Éxitos rápidos: se han asociado con personajes populares en Tik Tok, que con un solo video llegan a millones de personas en segundos. Además, han participado exhibiendo las prendas en concierto virtuales de Katy Perry y Lil Nas X (el rapero que utilizó las zapatillas del diablo).

Está claro que el éxito de Shein está ganando mucho dinero. Según los informes, las ventas se triplicaron a US$10 mil millones el año pasado, muy por encima de las ventas en línea de Zara. El éxito también se debe a un pequeño vacío legal que les permite marginar como locos. Los Impuestos que puso Trump a China en 2018, sólo aplican a paquetes de más de 800 dólares (muy raro para un pedido de Shein llegue cerca de esa cifra). Luego, China efectivamente eliminó los impuestos a la exportación para las empresas D2C (directo al consumidor), lo que agregó más combustible al crecimiento de Shein en EE. UU. En el mundo la tendencia se está repitiendo, convirtiéndose Shein en la app de compras más descargada en 56 países. 

La moda ha dado un vuelco gigante al “tiempo real”. Las tendencias cambian rápido y es cada vez más difícil para las marcas mantenerse al día. Shein puede reaccionar a las nuevas tendencias casi al instante. Si bien todo suena como el mundo ideal, no sabemos cuánto podrá durar esto, ya que la moda en tiempo real podría resultar en aún más desperdicio y daño a nuestro medio.