SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

POLÍTICA

TENSIÓN EN EL MEDITERRANEO

VIERNES 21 DE MAYO, 2021

A finales de 1884, un grupo de países europeos se reunió en la conferencia de Berlín,  con la intención de repartirse el continente africano entre ellos y poder aprovecharse de su potencial económico. En el que pasaría a conocerse como el «reparto de África», España logró hacerse con el Sahara Occidental, una región al oeste del continente. Al término de la segunda guerra mundial, los europeos empezaron gradualmente a permitir la independencia de sus colonias, siendo Francia uno de los primeros en hacerlo. Por esto, nacieron como estados independientes Marruecos (1956) y Mauritania (1961) ambos países fronterizos con la región del Sahara Occidental. Presiones internas y externas, hicieron que en la década de los 70, España decidiera retirarse del lugar, encargando a Mauritania y Marruecos una administración conjunta del territorio. Lo anterior, causó furia en los locales, quienes se habían organizado a través del Frente Polisario, declarando la independencia del lugar a través de la República Árabe Saharaui Democrática. La propia ONU había afirmado que los saharauis tenían derecho a auto determinarse, por lo que estalló una guerra entre los tres países. En 1979, Mauritania reconoció que el Frente Polisario era el gobierno legítimo, manteniéndose el conflicto sólo con Marruecos, quien finalmente ocupó una parte importante del Sahara Occidental. 

En 1991, se firmó un cese al fuego entre el Frente Polisario y Marruecos, quedando pendiente un referéndum para preguntarle a la población si prefería la independencia o ser parte de Marruecos. El conflicto tuvo un resurgimiento en 2020, cuando el Frente Polisario volvió a declarar la guerra, con la intención de obtener la deseada independencia de su país. Frente a esto, el expresidente Trump decidió reconocer a Marruecos como el legítimo gobierno del Sahara Occidental, creando presiones del país árabe para que la UE hiciera lo mismo. Sumado a esto, el líder del Frente Polisario, aquejado de un grave cáncer, está siendo atendido en España hace unas semanas, lo que al ser descubierto por Marruecos causó furia en el gobierno. Estas tensiones han escalado en los últimos días, ya que ha habido un notorio aumento de migraciones en la frontera que Marruecos tiene con el diminuto puerto de Ceuta (controlado por España). Se calcula que más de 8,000 personas han cruzado en un par días, una cifra totalmente sin precedentes. Una gran parte de estos migrantes son propios marroquíes, hartos de las pésimas condiciones de su país. Mientras España sugiere que este flujo de gente fue causado a propósito por Marruecos ya que dejó sus fronteras descuidadas, Marruecos acusa que la Unión Europea ha dejado mucho que desear en el tema migratorio, no dando la ayuda suficiente para ejercer un mejor control en la frontera.