SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

TECNOLOGÍA

TUITERO NON
GRATO

LUNES 15 DE ENERO, 2021

El capitolio de Estados Unidos es hoy una fortaleza. Cientos de militares duermen en su interior para asegurar una transición pacífica el día 20 de enero, tras lo  vivido la semana pasada en Washington. Por esta razón, Donald Trump se quedó sin redes sociales (Twitter y Facebook) esta semana. Además, Apple, Google y Amazon suspendieron de sus tiendas a Parler, una red social usada mayoritariamente por simpatizantes del presidente. Estas acciones han provocado preguntas sobre el poder que ejerce un pequeño grupo de ejecutivos de Silicon Valley sobre la libertad de expresión de miles de millones de personas.

En un país tan polarizado las respuestas no se hicieron esperar. Los fieles seguidores de Trump criticaron duramente la medida, la cual les provocó amargura, ya que para más de 75 millones de sus votantes, Twitter era su principal forma de comunicación con el presidente. Estos declararon que las empresas de Silicon Valley están influyendo mucho en las noticias y las opiniones de las personas. Mientras, otros aplaudieron la medida, y a pesar de no mirar con buenos ojos la intervención de las compañías, creen que es la única forma de prevenir aún más violencia.

Independiente de lo que suceda la próxima semana, el inmenso poder de las “Big Tech” sobre la política y la entrega de información a la población, nunca ha sido tan evidente como ahora. Silenciar en cuestión de segundos a una figura tan significativa como la del presidente de Estados Unidos, abre dudas de cómo podría usarse esta herramienta en el futuro. Estas prohibiciones tecnológicas son un recordatorio de que una empresa como Twitter, con solo 5000 empleados, ejerce una influencia desproporcionada sobre los eventos mundiales. De la misma forma, el poder de internet también puede ser usado en contra por otros gobiernos. En las elecciones ocurridas este jueves en Uganda, el presidente decidió cortar internet al tener un  contrincante muy popular, que está poniendo en riesgo su elección por sexta vez consecutiva. Así mismo, otros gobiernos autoritarios están usando las redes sociales para desinformar, pudiendo generar nuevas intervenciones de las “Big Tech” que generen polémicas. Las redes sociales impactan cada vez más nuestra expresión y entendimiento de la realidad ¿será el minuto para que los reguladores se pongan las pilas?