SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

PERÚ

UN SENDERO NO TAN LUMINOSO

VIERNES 4 DE JUNIO, 2021

A finales de la década de los 60, peleas ideológicas dentro del Partido Comunista Peruano, hicieron que un profesor de filosofía universitario decidiera iniciar su propia corriente conocida como Sendero Luminoso. Varios viajes a China hechos por el profesor Abimael Guzmán, lo convencieron de copiar el modelo implantado por Mao en su país natal. Gracias a estas ideas, concluyó que el estado peruano debía ser derrocado y reemplazado por un régimen radical revolucionario y campesino, inspirándose directamente en Marx, Lenin y Mao. En 1980, su líder (ahora conocido por su seudónimo “presidente Gonzalo”) decidió declarar la guerra al gobierno peruano. En los años siguientes, Sendero logró expandir su control por varias regiones rurales del país, principalmente gracias a la desorganización y debilidad del estado, que no lograba crear una estrategia para enfrentarlos. Para finales de la década, la violencia también llegó a las principales ciudades, habiendo constantes autos bomba en Lima. 

La llegada de Alberto Fujimori al poder en 1990 implicó una dura represión por parte del estado en contra de Sendero Luminoso. El arresto del “presidente Gonzalo” en 1992, fue un golpe fulminante a la organización, logrando neutralizar su poder de ataque. Lo anterior ha sido uno de los puntos más conflictivos de los diez años (1990-2000) de la presidencia del hijo de inmigrantes japoneses. Juicios posteriores, atribuyeron responsabilidad a Fujimori de tener vínculos con la realización de matanzas extrajudiciales ocurridas en los años iniciales de su gobierno. Este fue uno de los varios cargos por los que Fujimori finalmente terminó condenado a prisión por 25 años en 2009. Se calcula que entre 1980 y 2000, más de 67.000 peruanos murieron gracias al enfrentamiento del gobierno y Sendero, siendo casi todas las víctimas inocentes que vivían en zonas rurales. 

Este domingo 6, será la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Perú. Por un lado, está Keiko Fujimori, hija del expresidente, quien perdió las últimas elecciones presidenciales por apenas 40.000 votos. Por el otro, está Pedro Castillo, un profesor de escuela rural, que pasó de ser un desconocido a lo más cerca que ha estado Perú en décadas de tener un gobierno de izquierda. La semana pasada, un ataque por un grupo de personas que alguna vez habían militado en Sendero, le costó la vida a más de 10 peruanos. Aunque ambos candidatos condenaron el atentado, el hecho pareció favorecer a Fujimori, quien logró empatar a Castillo en las encuestas. De todas formas, sabiendo como las encuestas han decepcionado en los últimos años, cualquier cosa podría pasar.