SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

POLÍTICA

UNA PRIMAVERA

SIN FLORES

LUNES 15 DE ENERO, 2021

A finales del 2010, un vendedor ambulante llamado Mohamed Bouazizi de 26 años, se prendió fuego en frente de la municipalidad de un pequeño pueblo en Túnez. Protestando porque la policía le había confiscado un carro de frutas, que era su única fuente de ingreso, quedó con casi todo su cuerpo quemado, muriendo algunos días después. Muchas personas se sintieron identificadas con su muerte, siendo interpretada como una crítica directa a la realidad que vivían. Túnez era gobernado por  la misma persona hace más de 23 años, dandole  a sus cercanos un enorme poder político y económico, generando mucha corrupución. También había descontento ya que no habían suficientes empleos, sobretodo para los menores de 30 años, que formaban gran parte de la población.  Así, el funeral de Bouazizi se convirtió en una protesta espontánea que llegaría a todos los rincones del país. Como resultado, el 14 de enero de 2011, la familia presidencial se escapó de su enfurecida población, partiendo de esta manera la Primavera Árabe. 

Lo que llamamos el mundo árabe son aquellos países que están principalmente en Medio Oriente y el norte de Áfricaunidos culturalmente por hablar el mismo idioma: el árabe. Siendo en su mayoría musulmanes, quedaron impresionados por las imágenes que venían de Túnez, ya que muchos tenían problemas similares, y quisieron imitar el ejemplo. Así, en Egipto, Siria, Libia, Yemen y Bahrein, masivas protestas sacudieron a gobiernos que por años habían dominado estos países. En esos días, la población árabe creyó haber visto la luz dentro del túnel, esperanzados que estos procesos revolucionarios provocaran cambios que estaban esperando por años. 

Al cumplirse 10 años de estos hechos, el balance fue bastante más doloroso de lo que se hubiera pensado. Mientras en Túnez, se lograron organizar elecciones que posibilitaron un nuevo gobierno, no todos tuvieron la misma suerte. Tanto en Egipto, Libia y Yemen las protestas lograron derrocar a sus gobiernos. En el primero, la inestabilidad provocó un golpe de estado, imponiéndose desde el 2013 una nueva dictadura mucho más brutal que la anterior. Mientras que en los dos siguientes, estallaron guerras civiles que todavía no han terminado, generando miles de muertes. En Siria, el gobierno no fue derrocado, manteniéndose en el poder hasta el día de hoy (principalmente gracias a Putin). Utilizando el ejército y el poder del estado, el régimen liderado por Bashar al Assad reprimió violentamente las protestas, también dando inicio a una larga guerra civil que ha involucrado a diversos países. Así, parece que las flores que prometía la primavera, se congelaran por un frío invierno.