SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

ENERGÍA

VAIVENES NUCLEARES

VIERNES 12 DE MARZO, 2021

En marzo de 2011 hubo un enorme terremoto en Japón que causó un maremoto, inundando la planta nuclear de electricidad de Fukushima. El agua afectó los reactores, los que no pudieron mantener frío el material usado para hacer energía, generando varias explosiones que liberaron mucha contaminación radioactiva. Por esto, más de 160.000 personas tuvieron que abandonar la zona para no ser contaminados, lo que implicó un gasto de miles de millones de dólares para limpiar Fukushima y permitir que la gente volviera a sus casas. En los últimos años se han declarado muchos lugares en Fukushima aptos para volver a vivir, pero no muchos quieren volver, asustados de posibles efectos a su salud. Aunque varios informes de instituciones internacionales confirman que no han aumentado los casos de cáncer, tampoco hay claridad de los efectos de la radiación que queda, porque se dice que recién en 30 años el pueblo volverá a su estado normal. Otros estudios aseguran que la producción agrícola de Fukushima es segura para comer, pero nadie quiere comprarla. El accidente provocó que nos cuestionemos cuáles son los beneficios y los daños de la energía nuclear. Una enorme ventaja, es que estas plantas contaminan muy poco, lo que sería bueno para disminuir nuestra huella de carbono. Además, el riesgo de que fallen es muy bajo, con solo dos casos graves (Chernobyl y Fukushima) en más de medio siglo del uso de esta energía. Pero, los dos accidentes demuestran las terribles repercusiones si las cosas salen mal, y el brutal costo que tienen para los afectados. Como resultado Japón desactivó gran parte de las plantas,pasando de depender de un 30% a un 6% de la energía nuclear. Pero, para 2030, el gobierno espera volver a retomar su funcionamiento ya que necesita desesperadamente fuentes de energía local para evitar importar energía. Por otra parte, al ver lo que pasó en Japón, Alemania decidió cerrar todas sus plantas, mientras los chinos frenaron (pero no pararon su construcción) prefiriendo enfocarse más en la energía eólica y solar.