SUSCRIBETE

LA DOSIS

CONTACTO

NEGOCIOS

¡Y NOS VAMOS A LA BOLSA!

VIERNES 26 DE MARZO, 2021

¿Se han dado cuenta que últimamente hemos escrito de muchas empresas que están saliendo a la bolsa? La razón es porque hay una nueva tendencia en Wall Street que lo está facilitando: las llamadas SPACs (por sus siglas en inglés Special Purpose Acquisition Companies). Tradicionalmente, el método más usado para salir a la bolsa es a través de un Ofrecimiento Público de Acciones mejor conocido como OPA. Este método suele ser más lento, porque las compañías tienen que salir a promocionarse, en donde deben coquetear con varios inversionistas para conseguir una buena valuación. Esta cifra (que al final es el índice ligado a cuánta plata podrán levantar) usualmente se conoce casi al último minuto de hacer la OPA, creando muchísima incertidumbre en el proceso. 

Aquí es donde entran al juego los SPACs. Aunque han existido hace ya varios años, hoy se han convertido en el instrumento financiero de moda. Los SPACs son vehículos públicos, en donde se acumula un montón de plata de distintos inversionistas con el propósito de comprarse una empresa privada en un determinado plazo. Este proceso facilita la negociación hecha por las empresas privadas, ya que solo tienen que negociar con un inversionista y no varios (como es el caso de la OPA) provocando que haya menos incertidumbre con la valuación. Además, es una buena opción para empresas jóvenes que no tienen una marca establecida, pero que sí tienen un rendimiento buenísimo, ya que no es necesario convencer al mercado que eres bueno, si no a un inversionista. 

Los SPACs han crecido más de 400% desde el 2019 y la tendencia no está quedándose solo en Estados Unidos. Recientemente, han saltado el charco para conquistar Europa y Asia, aunque estas regiones están buscando SPACs locales para poder salir a la bolsa en sus propias regiones.